Energía Solar

La energía solar es la mayor fuente energética usada por el ecosistema. Prácticamente todos los organismos vivientes y los sistemas ecológicos aprovechan y redistribuyen directa o indirectamente la enorme cantidad de radiación electromagnética que captan desde nuestra gran estrella. Nosotros mismos la hemos usado como eje de la economía agrícola durante la mayor parte de nuestra historia hasta la era industrial, en que ésta fue reemplazada por combustibles fósiles.

¿Cómo aprovechar la energía solar hoy?

Desde hace algunas décadas, la energía que el sol nos regala pareciera estar nuevamente llamando nuestra atención y su utilización masiva podría ser una realidad cada día más cercana. ¿Te imaginas viviendo un futuro en que la energía del sol alimente nuestros autos, casas y ciudades? Y es que el principio básico de su funcionamiento es el mismo que usa la naturaleza:

captar la energía cruda del sol, para transformarla ya sea en energía térmica o en energía eléctrica (fotovoltaica).

La energía solar es un recurso inagotable, limpio, sustentable y respetuoso con el medioambiente: contribuye a aumentar la seguridad energética y a mitigar la huella de carbono. Es gratuita, ya que llega en forma natural diariamente desde el sol, y la tecnología que nos permite captarla y aprovecharla ha disminuido su costo significativamente durante los últimos años, además de simplificarla, lo que hace posible que hoy podamos incorporar un sistema solar fotovoltaico en espacios reducidos, como el techo de nuestra casa, y generar nuestra propia electricidad en el hogar. Ya existen opciones, como las que ofrecemos en Sünplicity, que permiten implementar un sistema de energía solar de manera rápida, simple y a costo inicial $0.

El futuro de la energía solar

Las primeras iniciativas para desarrollar la energía solar fotovoltaica ocurrieron durante la década de los años '70, pero se retomaron con mucha más fuerza durante los '90, cuando se comenzó a ampliar el uso de paneles fotovoltaicos para uso doméstico y comercial.

Con la llegada del nuevo siglo, la energía solar se ha consolidado. Un ejemplo de ello es uno de los peí ses pioneros en su desarrollo, Alemania, el que durante 2016 logró que la mitad de su energía provenga de esta fuente renovable.

¿Qué pasa en Chile con los paneles solares?

Chile no se ha quedado atrás y se ha posicionado como el país que más genera energía solar en Latinoamérica, además de estar construyendo las dos plantas solares más grandes del mundo en Tarapacá y en Copiapó. Este ánimo pionero se refleja también en la promulgación de la Ley de Generación Distribuida (20.571) durante 2014, que facilita la autogeneración de energía fotovoltaica, y la inyección del excedente generado a la red de distribución local.

Hasta hace muy poco tiempo, el mayor impedimento para implementar el uso de paneles fotovoltaicos era su costo. Sin embargo, desde 2007 éste se ha reducido en un 85%, alcanzando incluso la conveniencia costo/watt de la energía nuclear, lo que ha potenciado su oferta y demanda considerablemente.

Hoy en día, para instalar paneles solares se requiere una inversión inicial en instalación y en el coste de los equipos. Gracias a iniciativas como Sünplicity, sin embargo, esto ya no tiene por qué ser un problema. Mediante nuestro sistema de financiamiento a largo plazo, puedes instalar paneles solares a un costo inicial $0, y pagar el sistema fotovoltaico mes a mes con el dinero que ahorras en la cuenta de electricidad, y con la energía excedente que inyectas al sistema eléctrico y que puedes vender a las distribuidoras locales gracias a la Ley de Generación Distribuida.